viernes, 31 de octubre de 2014

El secreto de Gobi 
por Ricardo González

“Colocaron en el centro un rayo de gran potencia dador de Vida, dador de luz,
llenando con sus poderes a todo aquel que se les acerque.
Colocaron tronos a su alrededor, tiene treinta y dos lugares,
uno para cada uno de los Hijos de la Luz, colocados de tal manera,
que constantemente les da la radiación, llena con la Vida de la Luz eterna”.
Tablas Esmeralda de Hermes Trismegisto
El pasado mes de agosto un grupo de siete personas, que viajaron desde Argentina, Perú, Ecuador, Honduras y Puerto Rico, se reunieron en Mongolia para emprender una expedición al desierto de Gobi.

Desde el Siglo XIX, un grupo de lamas custodia un lugar que se halla “conectado” con la mítica Shambhala, la ciudad sagrada del budismo que contiene la esperanza y el futuro de la humanidad.

Formé parte de esta expedición y debo decir que el viaje me ha afectado profundamente, tanto por las experiencias como por la vivencia en sí de estar en un lugar así y haber podido corroborar de propia boca de los lamas mucho de lo que veníamos afrontando todos estos años.

En lo que informaciones se refiere, pudimos “armar el rompecabezas” que señala la historia de un piedra de naturaleza cósmica, sumamente importante pues estaría entroncada con la leyenda del Santo Grial y episodios desconocidos del llamado “Plan Cósmico”. Esta información la fuimos recibiendo en una serie de experiencias desde el año 2003, y terminó de completarse en el contacto interdimensional que el grupo de viaje tuvo en el desierto de Gobi, en aquella “puerta” de luz que protegen los lamas desde hace casi 200 años.

Este es un pequeño resumen de lo recibido, que compartimos aquí para ser estudiado y comprendido (Informe completo del viaje a Gobi).

Decenas de stupas y “Los Ojos que todo lo ven” de Buda
protegen el área sagrada en donde se halla la puerta dimensional del desierto de Gobi.



LA PIEDRA CÓSMICA

El Universo Material fue creado por una realidad “no física”, dicen los extraterrestres. Ellos denominan a esa realidad “Universo Mental”, un lugar - si se puede emplear ese término - donde la luz es semejante en naturaleza a un pensamiento humano.

La historia cuenta que desde allí se emanó el plano de la materia, dando aparición al espacio-tiempo y el nacimiento de gigantescas galaxias, estrellas, planetas, y todo el conglomerado celeste que hoy por hoy procuramos desentrañar observando el firmamento.

Con la aparición de vida inteligente, y el desarrollo de naves espaciales, la exploración del Universo y sus misterios fue una constante.

De esta forma llegó el descubrimiento que cambió vertiginosamente el desarrollo tecnológico de las civilizaciones extraterrestres que nos precedieron: sus primeros exploradores hallaron una forma extraña de cristales muy cerca del centro de las grandes formaciones nebulosas y próximas al peligroso núcleo de algunas galaxias - en donde muchas veces perecieron al ser absorbidos por agujeros negros supermasivos.

Entonces sus científicos tomaron muestras y las estudiaron intensamente, concluyendo de que se trataba de un desconocido fenómeno de “transmigración” de energía al haberse creado el Universo Material.

Es decir, aquellos cristales provenían del plano de la mente en donde la luz no es física, pero que llegó a corporizarse al “pasar” al nuevo plano material que había sido engendrado.

Estos cristales eran diferentes a otros que eran conocidos en sus mundos de origen, generalmente formados durante la cristalización lenta de los magmas terminales - como ha ocurrido también en la Tierra.

El reciente hallazgo de aquellos impresionantes objetos verdes brillantes ponía todo en jaque: tenían un origen sobrenatural que les permitía acumular mayor cantidad de energía que los cristales convencionales.

Ello, como es de imaginarse, supuso un gran salto tecnológico para aquellas civilizaciones que, con el transcurrir del tiempo, fueron aplicando el empleo de esos objetos para la industria, la navegación espacial, y más tarde para la guerra. Les llamaron “Ergomenon”. Y de acuerdo a su geometría y programación podían ser aplicados a distintas tareas.

Pero aún no habían visto todo.

Un grupo de científicos decidieron estudiar el centro de la Gran Nebulosa de Orión. No era la primera vez que lo hacían, pero un accidente afortunado les llevó a dar con el mayor de los descubrimientos.

La imponente nave, en la cual se desplazaban a través del torrente de radiación ultravioleta de la gran nebulosa - y resistiendo las duras condiciones allí reinantes - golpeó de pronto un objeto que inicialmente pensaron se trataba de masa en formación.

A través de sus pantallas vieron el cuerpo de roca, ya fragmentado, y distinguieron en su interior descubierto un brillo esmeralda que ya conocían.

Inmediatamente introdujeron el objeto en la nave y, al limpiarlo de su efectivo “camuflaje”, se encontraron con un bellísimo cristal octaédrico, que de inmediato se encendió y les mostró cual oráculo el futuro de su civilización, la gran guerra que vendría, y la aparición de una nueva raza que daría esperanza a todo el Universo.

Los científicos que hallaron el Gran Cristal, sorprendidos, comprendieron que aquel cuerpo había sido el primero en “pasar” al Universo Material cuando el plano entero fue creado.

Representaba el camino por el cual la luz mental se hizo sólida: una suerte de alquimia cósmica, y por ende el secreto de cómo se habían “construido” los mundos y soles, los portales y las galaxias. Aquel cristal maravilloso encerraba la formula de la Creación.

Pero, ¿de qué estaba hecho aquel objeto? ¿Cómo se formó?

Generalmente se sabe que en un cristal las moléculas, átomos o iones se encuentran organizados simétricamente. Este orden interno muchas veces dictamina la “apariencia” del cristal. Empero estas formaciones no son exclusivas sólo de lo minerales, sino también de compuestos orgánicos.

Incluso en el agua.
¿Era un ser vivo aquel cristal?
¿Qué fuente mantenía el orden de su perfecta estructura geométrica?
¿Cómo podía “ver” el futuro?
Sea cual fuese la respuesta, los exploradores extraterrestres no podían abandonarlo a su suerte en el espacio. Sabían que no tenían más remedio que llevarlo con ellos. Finalmente lo tomaron como una misión, y se transformaron en sus primeros custodios.

El resto de la historia ya la conocemos: la denominada Guerra Antigua estalló en el mismo lugar donde anteriormente se había hallado el extraño cristal. Quizá, esta fue la razón de peso por la cual distintas civilizaciones se empezaron a interesar en la Nebulosa de Orión.

Lo cierto es que los primeros exploradores se exiliaron y dejaron el cristal a custodia de un grupo de guardianes y vigilantes que estaban comprometidos, en secreto, con la profecía del Gran Cristal.

Algunos de ellos formarían parte más tarde del contingente de 32 enviados a la Tierra para sembrar la semilla de la luz.

Esa historia empezaba a adquirir otro sentido.



LA FUNDACIÓN DE SHAMBHALA

De acuerdo a la información que los Guías nos fueron revelando, luego de la destrucción de la Atlántida - en el año 10,500 AC - un grupo de 32 seres extraterrestres, representando cada uno a una civilización diferente del cosmos, todas unidas bajo un mismo propósito de luz, llegaron a la Tierra para establecer un gobierno interno positivo; es decir, plasmar en nuestro planeta un orden que ya existía en el Universo, y que se veía reflejado en la denominada “Confederación de Mundos de la Galaxia”.

Era el inicio de la Hermandad Blanca.

Una gran nave, de aspecto triangular y de un color blanco tan puro como la nieve, se instaló en el hoy desierto de Gobi, en Mongolia.

La ubicación había sido estudiada previamente, pues en esa área del mundo, en el pasado, diversas expediciones extraterrestres se habían asentado construyendo inmensos túneles para la explotación mineral.

Los 32 enviados aprovecharon la existencia de esas galerías abandonadas para adaptarlas a su misión de preservar y proteger la verdadera historia de la Tierra, que fueron “leyendo” del Registro Akásico o memoria matriz del planeta, y archivándola en una impresionante colección de planchas metálicas de ingeniosas aleaciones, semejantes al legendario “Oricalco” de Platón.

Este procedimiento era más que importante, ya que cada cierto tiempo, al completarse un ciclo cósmico, poderosas energías provenientes del espacio afectan el campo magnético de la Tierra alterando la información contenida en su “registro”.

En términos sencillos, los 32 enviados procuraron una “copia de respaldo” de toda esa información para que ningún fenómeno externo la perdiese para siempre.

También sabemos que fue allí donde se construyó el Gran Disco solar, un plan maestro que procuraba “unir” los otros doce discos que provenían originalmente de un gran objeto, que fue creado en tiempos de Lemuria para conectarse con el Universo y comprender su naturaleza.

Pero la misión de los 32 poseía un ingrediente secreto: habían traído con ellos el Gran Cristal que fue hallado en la Nebulosa de Orión. Lo depositaron en una galería subterránea especialmente acondicionada para su protección, bajo el suelo del silencioso Gobi. Y cuando el Gran Cristal fue colocado, se “activó”, iluminándose con un brillo esmeralda que parecía provenir de otro plano más allá de la materia.

Entonces se produjo el “alumbramiento” del Gran Cristal: un pequeño objeto, de similar naturaleza, se desprendió de su madre. Aquel elemento emprendería un largo viaje a través de la superficie, mezclándose entre la humanidad en tiempos de suma trascendencia.

Ese objeto, al igual que el Gran Cristal que lo engendró, era indestructible. Pero ambos eran intensamente custodiados para que no cayeran en manos equivocadas. De hecho aquel pequeño cristal ha vuelto una y otra vez a los diferentes Retiros Interiores de Asia y de todo el mundo, pero sin integrarse nuevamente al gran objeto viviente que lo desprendió.

Ello ocurrirá cuando la magna obra de la Hermandad Blanca termine.

Asociar el fragmento del Gran Cristal con la leyenda de la Diosa Umiña de los Incas, la Piedra de Chintamani de Roerich, e inclusive los primeros relatos que hablan del origen cósmico del Santo Grial, como se explicó anteriormente, no resulta descabellado.

¿Qué era la Umiña?
Según los historiadores y las leyendas se habla que cuando los españoles llegaron a Centro América, una de las leyendas mencionaban que en Ecuador, en la zona de Manabi, en la cultura de los Mantas, seres gigantes, donde se encontraron osamentas de seres gigantes de 2 a 3 mts. de altura; pues había una piedra de poder que se llamaba la Umiña y había un templo, esta piedra podía curar a la gente, podía sanar y proporcionaba a los que la poseían grandes poderes.
del Sitio Web RahmaEsAmar

Los 32 enviados sabían que sólo la humanidad de este planeta podría revelar el misterio y mensaje del Gran Cristal, por tanto cierta tranquilidad reposaba en sus mentes cuando se produjo el despertar y alumbramiento de su tesoro secreto.

Fue así que decidieron mover la gran nave hacia el extremo oeste del desierto, donde dominan las altas y sagradas montañas del Altai. Desde allí vigilarían cada rincón del antiguo Gobi.

Hallaron en el macizo del Belukha el lugar perfecto para ocultar su nave bajo su corpulenta estructura.

Luego aprovecharon la tecnología de navegación de su ingenio espacial para congelar sus cuerpos - como si fueran a emprender un largo viaje - quedando en estados de animación suspendida. Lo hacían así pues al morir en la Tierra - donde seres de otros mundos experimentan un envejecimiento prematuro - sus almas deberían volver a sus planetas de origen, y ellos aún no habían terminado su misión.

De esta forma quedaron físicamente “dormidos” en sus capsulas de hibernación, pero espiritualmente activos y vigilantes desde otro plano. Mientras la luz del Gran Cristal permaneciese encendida, cual rayo dador de vida desde su escondite secreto en el Gobi, ellos permanecerían aquí.

Este proceso supuso un traspaso de postas: desde que llegó el Gran Cristal a la Tierra los hombres más elevados del mundo, muchos de ellos supervivientes de la catástrofe de Atlántida, emprendieron viaje hacia el Gobi y el Altai, sintiendo fuertemente el llamado de los 32 y la energía de aquel objeto cósmico que ahora latía, cual luz maxin o antorcha eterna de cada Retiro Interior.

Así, el remanente de antiguas culturas antediluvianas, todos ellos seres sabios que habían comprendido el error de sus semejantes cuando se generó el divorcio entre la ciencia y la espiritualidad - como ocurrió con la Atlántida - se constituyeron en los nuevos guardianes materiales del Gobi y las altas cadenas montañosas adyacentes.

Era el inicio de Shambhala. La ciudad luz, la semilla de la Paz.



EL CUMPLIMIENTO DEL PLAN

El Gran Cristal se había enlazado mágicamente con la red nodal del planeta, conectando incluso túneles y espacios subterráneos, inundando todo con su brillo verde brillante de creación.

Durante varios miles de años, los habitantes de esta humanidad subterránea, vigilante y protectora de los secretos del Gobi y las montañas, permaneció activa físicamente. Hoy en día, la mayoría de aquellos Maestros ha emigrado a otros planos, en donde continúan su magna labor.

Esto está sucediendo porque se aguarda otro cambio de postas, tal como ocurriera con el deseo de los 32 enviados de perpetuar la cadena, quedando por voluntad propia a vanguardia de que todo lo anunciado se cumpla. Los mensajeros extraterrestres conocían bien su misión, pues en anteriores oportunidades, luego de la Guerra Antigua, su Consejo había enviado diferentes misiones a lejanos mundos para sembrar la semilla de la paz.

La visita de estos seres a la Tierra suponía la décima cruzada.

Y quizá la última y definitiva.
La Red del Tiempo
por Ricardo González

Años atrás, durante un encuentro internacional de contacto en el Lago Titicaca, algunos miembros de los grupos de Bolivia me preguntaron a boca de jarro:
¿Dónde está el Disco Solar, en Paititi, o aquí en el Lago?
Aquel cuestionamiento me ponía ante una verdadera encrucijada, pues la afirmación de una u otra ubicación obedecía a importantes experiencias, vividas tanto en el Manú como en el altiplano, y que avalaban la existencia de un disco de poder, otrora en manos de los incas, y que actualmente se hallaría bajo la protección de los maestros intraterrenos.

Era lógico que para quienes habían afrontado las experiencias de contacto en el Titicaca, no había duda alguna que el disco dorado se hallase allí. Y para quienes estuvieron en las expediciones a Paititi, especialmente la de 1996, tampoco había duda de que la sagrada herramienta se hallaba en algún lugar recóndito de la selva peruana, en el mítico “El Dorado” que tanto buscaban los españoles.

¿Cuál era entonces, la explicación?

Con el tiempo, descubrimos la respuesta: había más de un disco…

A continuación, presentaré un breve resumen de todos los datos obtenidos los últimos años sobre este tema.



Conociendo la Red del Tiempo

La respuesta llegaría el 24 de febrero del 2001. En un contacto físico, que me permitió acceder a la base orbital Celea (estación extraterrestre ubicada tras la Luna), el Maestro Joaquel reveló la existencia de una “Red del Tiempo”, conformada por 12 discos de poder, todos ellos “atados” energéticamente al Gran Disco Solar de Paititi y su “despertar”.

En aquella oportunidad Joaquel afirmó:
“Paititi es el Retiro Interior más importante de Sudamérica, pues está activo, y custodiando una de las herramientas más trascendentales de ascenso interdimensional para el planeta: El Disco Solar.

Es el Disco Cósmico que fuese elaborado premeditadamente para este tiempo, cuando la Confederación decidió establecer la Hermandad de la Estrella en la Tierra. Por ello irán en su momento al desierto de Gobi, para hallar el último eslabón que los une con el Plan Cósmico y las Fuerzas de la Luz.

No obstante, el Disco que protege la Hermandad Blanca del Paititi no es el único. Existen otros 12 discos repartidos en el planeta, custodiados por los guardianes en sus Retiros Interiores. Todos ellos están interconectados.

Cuando el Disco Solar del Paititi sea activado, logrará una reacción en cadena con los otros Discos, formando una red de energía que permitirá al planeta Tierra dar un verdadero salto cósmico, y reconectarse con el Real Tiempo del Universo”.
Extraído del “Informe Celea” (2001).
En aquella experiencia, le pregunté a Joaquel (a quien conocemos con el nombre más humano de “Joaquín”) cuándo ocurriría la activación de esta Red del Tiempo, a lo que el anciano Maestro respondió:
“Cuando estén listos. Y aquel momento deberá coincidir con un evento cósmico: la sincronía entre el Sol de este Sistema y el Sol Central de la Galaxia”.
Más tarde supimos que ello ocurriría finalmente el 2012, cuando se produzca el giro del tiempo, como sabemos, un evento cósmico mencionado en las profecías mayas.

Desde aquel entonces, diversos grupos a escala internacional, fueron constatando la existencia de estos 12 discos, repartidos todos ellos a lo largo de América. Todo empezaba a tomar forma y diversas experiencias adquirían otro matiz.

En breve, los mensajes de los hermanos mayores, sugirieron acercarse a los lugares físicos donde se encontraban estas herramientas de poder, ya que con la presencia humana, en un estado adecuado de vibración, permitiría ir “despertando” esta red, hasta que llegase el momento definitivo en el año 2012.

El 22 de noviembre del 2002, los Guías extraterrestre ratificaron ello en un mensaje recibido en monte Shasta:
“…Sobre los discos solares de activación planetaria, ellos constituyen el soporte energético de la Tierra cuando esta ascienda al plano superior reservado, donde se producirá la conexión con el Tiempo Real. Todo aquello que emprendan por sentir y conocer los lugares donde reposan ocultos los discos forma parte de la dinámica de su activación”.
(Guías de Misión).
Poco a poco, se fue develando que desde Monte Shasta (norte de California) a la Antártica, se hallaba repartida esta red, bajo el objetivo estratégico de ayudar al planeta como “soporte energético” en el instante del tránsito global a una dimensión superior de conciencia.

Por ello los discos fueron colocados en la franja americana, donde actualmente las energías planetarias se hallan en ascenso y los Retiros Interiores de la Hermandad Blanca activos.

No sólo Monte Shasta, sino también el Valle de las Siete Luminarias en México, la Cueva de los Tayos en Ecuador, Licancabur en Chile, o Talampaya en Argentina (por citar sólo algunos lugares) fueron visitados por los grupos de contacto contando siempre con el apoyo manifiesto de los hermanos mayores. De esta forma, se pudo confirmar la ubicación de todos los discos.

Concretamente en el viaje al Licancabur (el antiguo volcán que se alza dominando el desierto de Atacama), en noviembre del 2003, comprendimos también la “historia” de la Red del Tiempo.



De la Lemuria al desierto de Gobi

Hace decenas de miles de años, en una época perdida, en que el hombre originario del planeta caminaba erguido sobre tierras hoy sumergidas frente a las costas sur orientales de África, en el actual océano Índico, se produjo la aparición del “primer disco”.

Los antiguos hombres de Lemuria habían comprendido que la Tierra se hallaba viviendo una “realidad paralela”, desfasada del Real Tiempo del Universo. Sabían que en algún momento se produciría la reconexión, así que decidieron colaborar en tal tarea, lo cual les llevó a diseñar una herramienta de poder, construida con elementos del planeta, para orientar la ruta cósmica al Tiempo Real, representada físicamente en un gran portal que se hallaría entre las órbitas de Júpiter y Saturno.

Los humanos de aquel entonces, contaron con la ayuda de unas pequeñas y bondadosas criaturas del mundo subterráneo, conocidas por nosotros con el nombre de “Sunkies”. Estos seres, que descubrimos físicamente en la expedición a la Cueva de los Tayos del año 2002, en aquellos tiempos proveyeron al hombre de Lemuria los elementos necesarios para construir un gigantesco disco. Una herramienta poderosa, llena de magia y esplendor.

Sin embargo, cuando los interventores extraterrestres volvieron a la Tierra, observando que se había construido esta herramienta, decidieron poner fin al proyecto lemuriano por considerarlo peligroso y excesivamente temprano para el proceso terrestre. Además, los interventores no habían registrado cómo el hombre de Lemuria pudo hacer cosa semejante, conocimiento que podría ser de suma importancia para el aprendizaje extraterrestre y la esencia del Plan Cósmico.

Sé que estas afirmaciones resultan increíbles y extrañas, sin embargo esta es la información que hemos recibido en la experiencia de contacto.

Los interventores dividieron en 12 partes aquel disco, y las escondieron en el mundo. Y no obstante a ello, con el tiempo, los extraterrestres llegaron a comprender el esfuerzo lemuriano, decidiendo reactivar el portento que construyeron, y que ahora se hallaba representado en 12 discos de poder, ocultos en el mundo intraterrestre:
“Inteligentemente, la Confederación de Mundos de la Galaxia, encargó a la recién fundada Hermandad Blanca del desierto de Gobi la construcción de un 'disco matriz', que pudiera ensamblar a todos los discos, unirlos a todos.

De esta forma, se elaboró una poderosa herramienta cósmica, una verdadera llave que conocemos como 'El Gran Disco Solar', portento que en la actualidad se encuentra custodiado y protegido en el Retiro Interior del Paititi.

Los otros doce discos, también vigilados por los Maestros, fueron ubicados en lugares estratégicos. A todos se les puso una 'cerradura'. Y escondieron la 'llave'. Esa llave, es el recuerdo...”
(Extracto del “Informe Licancabur”)
Como recordamos, hace miles de años, en el desierto de Gobi, llegaron los 32 Mentores de la Luz para fundar la Hermandad Blanca de la Tierra.

Shambhala es un recuerdo del arribo y misión de tan elevadas conciencias. Ellos construyeron un nuevo disco, el número 13, que tendría la misión de “unir” a los otros cuando llegue el momento más importante del tránsito planetario.

Sixto Paz lo resume así en su artículo “Crónicas de la Tierra”:
“El oro de la tierra no era de la calidad y refinamiento que se necesitaba para crear 12 discos a manera de espejos metálicos que, conectados entre sí, y con un treceavo, que era mayor, y que los ensambla a todos, debían ser ubicados en puntos estratégicos, pudieran plasmar un rumbo de conexión con la puerta cósmica de regreso al Real Tiempo del Universo.

Por ello se requirió de la combinación de varios metales, siete precisamente. Pero no era suficiente la mera aleación de los metales, se requería que en su fabricación interviniera la combinación de voces, mentes y corazones del planeta y de éste tiempo alternativo”.


La Activación de la Red del Tiempo

Si algo quedo muy claro en los últimos viajes y experiencias, es que esta red será activada cuando el Disco Solar construido en el Gobi (y que actualmente se encuentra en Paititi) despierte, enlazando así a los otros 12.

Esto sólo puede ocurrir a partir del año 2012, ya que la herramienta de Paititi depende de toda la intensidad del denominado “Rayo Sincronizador”, que fluirá completamente del Sol Central de la Galaxia a nuestro Sistema Solar en la coordenada antes mencionada.

Ello ya está empezando a suceder, y de hecho se halla en incremento constante; no en vano los científicos de todo el mundo están mirando a las estrellas para encontrar alguna explicación a los recientes eventos climáticos de la Tierra y, especialmente, la inusual actividad del Sol.

Como fuese, diversos estudios coinciden en que el panorama se verá más inquietante entre los próximos siete y diez años.

Muchos grupos se han sentido llamados a trabajar con la Red del Tiempo. Y debo mencionar que en medio de esta faena se han percibido “discos” y “herramientas similares” en lugares fuera de América.

Lo que ocurre es que antiguas civilizaciones materializaron sus conocimientos mágicos a través de la construcción de discos de oro u otros materiales, y que también se hallarían en el mundo subterráneo o etéricamente en algún importante yacimiento arqueológico, pero sin que ello se refiera a la Red del Tiempo antes mencionada.

En enero del 2005, durante un encuentro internacional en Capilla del Monte, se recibieron diversos mensajes en simultáneo que aclaraban este punto:
“…La Red del Tiempo, hermanos, está constituida como se les reveló por aquellos 12 discos y la herramienta de poder de Paititi que los armoniza. Los otros discos que han percibido fueron en su momento instrumentos de poder de antiguas civilizaciones desaparecidas, ajenos a la Red del Tiempo pero a cargo actualmente de la Hermandad Blanca.

La Red del Tiempo se encuentra en la franja americana, como constataron, desde Monte Shasta hasta la Antártica, siguiendo una estrategia energética que procura apoyar al planeta en su ascenso desde los lugares donde las energías y los Retiros de la Hermandad Blanca se hallan activos. El origen de aquellos discos está en Lemuria, y el destino de su aporte en las estrellas que brillan en el Real Tiempo del Universo...”
En otro párrafo del mensaje se afirma:
“…En agosto del 2012 se espera el último viaje a Paititi. En esta jornada se despertará definitivamente el Gran Disco Solar, enlazando así a los 12 Discos de Poder, volviéndose todos uno, como en los tiempos de la antigua Lemuria”.
Tanto en la última expedición a Roncador en Brasil (agosto 2004), como la maravillosa experiencia de Tierra del Fuego (el pasado 12 de diciembre) se han recibido contundentes informaciones sobre los discos.

Uniendo el aporte de diversos grupos, todos coincidimos en que:
Los discos “tienen vida propia”. Interactúan con uno, son “inteligentes”.
En algún momento “estuvieron juntos”, unidos. Ello apunta al relato anterior en tiempos de Lemuria.
A pesar de tener una ubicación física definida, los discos pueden “proyectarse”, como si se estuvieran bilocando. Este fenómeno ocurre por el ingreso gradual de la Tierra al Real Tiempo del Universo.
Efectivamente, el Disco del Paititi fue el último en “construirse” (Gobi), pero su importancia estriba en que une a los demás…


Los nombres de los discos

Esta información empezó a fluir desde la expedición al Mato Grosso. Pero fue finalmente revelada durante el contacto físico de Tierra del Fuego, experiencia que permitió acceder a una antigua ciudad, llamada “Kayona”, hoy enterrada bajo los hielos de la Antártica.

La información que recibimos, entre otras revelaciones, involucra el “nombre” de las herramientas de poder.

Por su trascendental importancia, a pesar que aún no he compartido abiertamente los detalles de la experiencia en Ushuaia, pongo aquí, a consideración de quien lee estas líneas, los “sonidos” o “mantrams” de la Red del Tiempo:
LA RED DEL TIEMPO
Los Discos Solares de Poder
Monte Shasta: Emanashi
Valle Siete Luminarias: Sipenbó
Ciudad Blanca: Aromane
Guatavita: Xemancó
Roraima: Urinam
Cueva de los Tayos: Jasintah
Paititi: Ilumana
Lago Titicaca: Demayon
Licancabur: Ramayah
Talampaya: Mitakunah
Sierra del Roncador: Omsarah
Aurora: Ulimen
Antártica: Ion
Siento que la revelación de estos “sonidos” juega un papel fundamental en la activación de la Red del Tiempo.

No en vano ingenieros de sonido de Chile y Perú me han comentado, investigando el tema de los discos solares, que es totalmente coherente aquello de los 12 discos y uno adicional (el de Paititi) como “armonizador”.

Según ellos, los 12 discos actuarían como la escala musical de 12 notas (generalmente se habla de siete, pero la escala completa, con tonos y semitonos, llamada “escala cromática”, está compuesta de 12 notas…). Por esta razón ellos deducen que el disco de Paititi funcionaría, en términos musicales, como un “resonador”, que podría efectivamente armonizar a toda la red.

Esta información, que me tiene ocupado estos días, no sólo involucra la música, sino una serie de conocimientos de naturaleza científica. Algunos le llaman “aritmética modular”. Por ejemplo: el reloj y la escala cromática constituyen un módulo 12; la repetición de los días de la semana un módulo 7; la aritmética interna del ordenador es del tipo “encendido-apagado”, por tanto es un módulo 2. Estos principios matemáticos (hay otros más complejos) se hallan dentro de la música.

Bajo ese concepto, hallamos las denominadas “repeticiones”, “simetrías” y “patrones”, para explorar el efecto del sonido. Todos los ingenieros de sonido saben que la repetición es, probablemente, el procedimiento más usado en música. La repetición constante puede causar un “efecto hipnótico”. También puede provocar una adaptación del oído, como cuando dejamos de percibir el sonido de una lámpara fluorescente.

De hecho son muchos datos interesantes que deben ordenarse. Sin embargo esta teoría cobra fuerza ante la revelación de los nombres o sonidos de los discos.

Debo subrayar que la lista antes presentada de los discos obedece a su ubicación geográfica de norte a sur. Aún no tenemos la certeza de que los “sonidos” de la Red del Tiempo siguen este patrón. Pero estamos en esa investigación.

En fin, la información que han venido reuniendo los grupos de contacto en estos años, resume lo siguiente:
Originalmente, se creó un solo disco, gigante, en la época de la Lemuria. Los Sunkies habrían ayudado proveyendo de piedras de poder a los hombres. Con la ayuda de esta herramienta, la antigua gente de Lemuria procuraba comprender el Real Tiempo del Universo.

El disco fue separado en 12 partes. En 12 pequeños discos. Al parecer, esta fue una acción supervisada o ejecutada por observadores extraterrestres, que consideraron inoportuna la intención de conectar con el Tiempo Real en aquella época. Probablemente este episodio guarde relación con lo que los Guías revelaron en la experiencia de La Nevera, República Dominicana.

Los discos fueron escondidos en la Tierra. Nadie sabía donde se hallaban. Ni siquiera muchos de los visitantes estelares que llegaban a nuestro mundo.

Los discos fueron ubicados e instalados en lugares estratégicos para la elevación del planeta. Enclaves que hoy en día funcionan como Retiros Interiores de la Hermandad Blanca. Por ello tenían que ser ubicados en América, ya que allí las energías se elevarían con mayor fuerza, tal como lo sostienen hoy en día los lamas tibetanos.

Con el arribo de los 32 maestros cósmicos al desierto de Gobi, se dispone la creación de un nuevo disco (el que ahora se encuentra en Paititi), con la intención de enlazar lo que fue separado en el pasado. Sin embargo, ello no sería tan fácil: el actual disco de Paititi sólo se activaría cuando se produzca la sincronización del Sol central con el nuestro, evento sobrenatural que empezaría a tomar fuerza el año 2012. Cuando ello ocurra, aquel disco unirá a los 12, que volverán a ser uno, como en los tiempos de la lejana Lemuria.
Y hay más datos. Importantes y reveladores. Sin embargo estamos aguardando su debida confirmación para complementar equilibradamente todo lo recibido hasta hoy.

Ciertamente, se ha iniciado el despertar de Lemuria.

martes, 28 de octubre de 2014

Ovnis en los Evangelios apócrifos

Los libros que conforman la Biblia son llamados “canónicos”, pero aparte de estos hay otros libros denominados “apócrifos”, que aunque son atribuidos a autor sagrado, no están declarados como canónicos, por lo tanto no forman parte de la Biblia.
La tarea de relatar la vida de Jesús fue llevada a cabo no sólo por los 4 evangelistas conocidos (Juan, Lucas, Mateo y Marcos), sino por otros apóstoles, discípulos y voluntarios. Entre los evangelios apócrifos tenemos: el de Santiago, de Mateo, Libro de la Natividad de Maria, Evangelio de Pedro, el Armenio, el Árabe, Libro de la Infancia de Jesús, el de Nicodemo, de los Hebreos, de los Egipcios, de San Bartolomé, de Santo Tomas, de Abraham, etc., aproximadamente son unos 50 libros.

En la fecha en que se publicaron los libros apócrifos, se publicaron los canónicos, y todos fueron considerados por igual, todos eran considerados “libros divinos”.

Los primeros Padres de la Iglesia, se sirvieron de los evangelios de los evangelios apócrifos, citaban de allí las palabras de Jesús y desconocían a los hoy llamados canónicos.

Examinando a los 4 autores de los libros del Nuevo Testamento, se sabe que Marcos escribió su libro recolectando información de los fieles que habían escuchado predicar a San Pedro. Por su parte Lucas, recolecto datos de lo que le contaban los fieles que habían escuchado a San Pablo y además acudió a los apócrifos para completar su libro.

Se supone que Mateo y Juan fueron testigos directos de la vida de Jesús, pero Mateo escribió su evangelio seis años después de la muerte de Jesús.

En el Concilio de Nicea, en el año 325 d.c., las autoridades eclesiásticas se inclinan por los 4 evangelios conocidos, y esto lo confirman el año 363 en el Concilio de Laodicea, pero ¿Qué oscuro criterio uso la Iglesia para decidir si un libro es canónico o apócrifo? cuentan que fue una paloma la que entró en pleno Concilio y se los dijo al oído que libro iba a ser canónico y cual no, que desbordante imaginación, para dar a conocer tan ridícula explicación…

En los primeros siglos, los testimonios orales y los escritos apócrifos sirvieron para completar datos en los canónicos (los cuales según la Iglesia tienen “inspiración divina”), es decir, estos canónicos están basados en los considerados “sin inspiración divina”, o sea los apócrifos. Además, los canónicos fueron manipulados, alterados y deformados, de acuerdo a la conveniencia de la Iglesia.

Los libros apócrifos fueron marginados porque revelaban muchos “secretos” que van en contra de intereses eclesiásticos. Por ello solo tomaron de los libros apócrifos, datos que no los comprometieran posteriormente, y el resto de información que estos libros brindan, lo catalogaron como falso o hereje. Si esto es así, ¿Por qué en los primeros siglos los sacerdotes dictaban la palabra de Jesús basándose en los apócrifos?, ¿por que en los primeros siglos todos los libros eran considerados divinos y ahora ya no?, ¿Por qué posteriormente los apócrifos han sido perseguidos y condenados por la Iglesia durante siglos, queriendo desaparecerlos completamente de los ojos de la humanidad?

Estos apócrifos brindan datos desconocidos para nosotros, revelando algunos detalles muy interesantes, que la Iglesia a tratado de mantenerlos ocultos, a continuación algunos pequeños párrafos extraídos de esos libros:

Joaquin tiene contacto extraterrestre



Libro de la Natividad de Maria
“…el ángel de dios se presento a Joaquín rodeado de un inmenso resplandor”

Joaquín, el padre de Maria, tiene un encuentro en las montañas con un ser extraterrestre, del tipo humanoide, vestido con un traje brillante, es posible también que su propio ser irradie energía o que su nave espacial se encuentre cerca, y sea esta la que emita la luminosidad.

Apócrifo de Mateo
“…apareció un joven entre las montañas donde Joaquín apacentaba sus rebaños y dijo a éste: ¿Cómo es que no vuelves al lado de tu esposa?
Joaquín replico: Veinte años hace ya que tengo a ésta por mujer, y, puesto que el Señor, ha tenido a bien no darme hijos de ella…”

Joaquín luego de vivir 20 años con Ana (la madre de Maria) no tuvo hijos con ella, por ello se marcho avergonzado a la montaña, allí se le aparece este ser que le dice luego: que baje y que encontraría a su esposa encinta…

“baja ya de estas montañas y corre al lado de tu mujer. La encontraras embarazada, pues Dios se ha dignado suscitar en ella un germen de vida; y ese germen será bendito y ella misma será también bendita…” mas adelante dice: “… y el ángel se elevo hacia el cielo”

El encuentro de Ana con un ser extraterrestre

Apócrifo de Mateo
“Anduvieron treinta días consecutivos y cuando estaban ya cerca, un ángel de Dios se apareció a Ana mientras estaba en oración y le dijo: Vete a la puerta que llaman dorada y sal al encuentro de tu marido, porque hoy mismo llegará.
Mas adelante luego del encuentro señalado ana dice: 2no hace mucho era estéril y he aquí que he concebido en mis entrañas…”
En este párrafo se le presenta a Ana, el mismo extraterrestre que anteriormente se le había presentado a Joaquín, y le precisa exactamente el momento en que llegara su esposo. Ana concibió a Maria gracias a la intervención de seres que llegaron del espacio exterior, quienes fueron los responsables de la fecundación del óvulo de Ana, una mujer que hasta entonces había sido estéril.


La niña Maria es atendida cuidadosamente por seres extraterrestres

Libro sobre la Natividad de Maria
“Maria tenia diariamente trato con los ángeles. Así mismo gozaba todos los días de la visión divina, la cual la inmunizaba contra toda clase de males…”
Cabe anotar algo no mencionado por la brevedad del artículo: Maria a partir de los 3 años fue enviada por sus padres a vivir al Templo de dios, por orden de los “ángeles” o extraterrestres. La niña Maria recibía diariamente la visita de estos seres, con quienes tenia trato, y algún tipo de ciencia desconocida para nosotros, la inmunizaba de las enfermedades.

Protoevangelio de Santiago
“Y Maria permaneció en el Templo como una palomica, recibiendo alimento de manos de un ángel”

Aquí vemos el intenso cuidado y preocupación que tenían los extraterrestres por el buen estado de salud de la niña, le daban alimentos especiales para su buen estado, y es que todo estaba preparado, ella iba a ser la futura madre de Jesús.


Contacto y uso de la telepatía de un ente cósmico con Maria

Libro sobre la Natividad de Maria
“Fue enviado por Dios el ángel Gabriel, para que le anunciase la concepción del Señor… así entro hasta ella, inundo la estancia donde se encontraba de un fulgor extraordinario… le dijo: Dios te salve, Maria, virgen gratísima al Señor, virgen llena de gracia; el señor esta contigo; tu eres mas bendita que todas las mujeres y que todos los hombres que han nacido hasta ahora. La virgen se vio sorprendida por la manera de hablar de aquel ángel.
Y así se puso a pensar a que vendría saludo tan insólito, que pronostico podría traerle y que desenlace tendría finalmente. El ángel, por inspiración divina, vino al encuentro de tales pensamientos y le dijo…”
Otro ejemplo donde se detalla la luminosidad emitida por el ser extraterrestre, que podría provenir de su traje, su propio ser o la cercanía de su nave.
Luego se lee claramente que Maria se queda pensativa por la manera de hablar del mensajero del cielo, acto seguido éste interviene, he aquí una buena prueba sobre el uso de la telepatía por parte de este extraterrestre, él sabia lo que Maria estaba pensando en ese instante.


Paralización provocada por el campo magnetico de un OVNI

Protoevangelio de Santiago
Y yo, José, me eché a andar pero no podía avanzar, y al elevar mis ojos al espacio, me pareció ver como si el aire estuviera estremecido de asombro; y cuando fijé mi vista en el firmamento, lo encontré estático y los pájaros del cielo inmóviles; y al dirigir mi mirada hacia atrás, vi un recipiente en el suelo y unos trabajadores echados en actitud de comer, con sus manos en la vasija. Pero los que simulaban masticar, en realidad no masticaban, y los que parecían estar en actitud de tomar la comida, tampoco la sacaban del plato, y, finalmente, los que parecían introducir los manjares en la boca, no lo hacían, sino que todos tenían sus rostros mirando hacia arriba…
En este pasaje apócrifo, José nos relata con mucha precisión lo que se conoce hoy en día, en el estudio del fenómeno ovni como “paralización” causada por los fuertes campos electromagnéticos que emiten las naves. Se lee al final del párrafo, que todos tenían sus rostros mirando hacia arriba ¿qué cosa era lo que les había llamado tanto la atención a estas personas, y que se encontraba en el cielo?, causando además una paralización, casos como este son relatados actualmente por las personas que han estado cerca de un ovni.


Un OVNI presente en el nacimiento de Jesús

Protoevangelio de Santiago
“Entonces la partera se puso en camino con él (se refiere a José). Al llegar al lugar de la gruta, se pararon, y he aquí que esta estaba sombreada por una nube luminosa…
De repente la nube empezó a retirarse de la gruta y brillo dentro (de la gruta) una luz tan grande que nuestros ojos no podían resistirla. Esta por un momento comenzó a disminuir hasta tanto que apareció el niño y vino a tomar el pecho de su madre Maria.
Otra vez las “nubes luminosas”. Mencionaré algo que por motivos de brevedad no he incluido: los síntomas del parto le habían llegado a Maria en pleno viaje a Belén, José la introduce en una cueva y va en busca de una partera, es aquí donde sucede la paralización mencionada en la cita anterior. Luego encuentra a una partera y regresa con ella a la cueva, donde ven este extraño objeto volador estacionado sobre la entrada de la cueva, luego el aparato volador empieza a retirarse, seguidamente el interior de la cueva se ilumina con una luz tan fuerte que cegó a José y a la partera. En los casos actuales de avistamientos de ovnis, muchas personas señalan lo mismo, estas naves emiten una potente luminosidad, que inclusive han iluminado la noche de tal forma que pareciese de día.
Luego la luz del interior de la cueva va disminuyendo hasta que una vez apagada, nace el niño Jesús.


El extasis de Maria

Libro de la Infancia de Jesús
“Cuando hube entrado para examinar a la doncella, la encontré con la faz vuelta hacia arriba, mirando al cielo y hablando consigo. Yo creo que estaba en oración y bendecía al Altísimo… le dije: dime, hija ¿no sientes por ventura alguna molestia o tienes algún miembro dolorido?
Mas ella continuaba inmóvil mirando al cielo, cual una sólida roca y como si nada oyese”.
La partera traída por José ingresa a la cueva y encuentra a Maria mirando hacia arriba, paralizada, en un estado de trance, tal como le sucede actualmente a las personas que tienen un encuentro cercano con ovnis o con sus tripulantes. ¿Cuántas casualidades, no?


Jesús nace a través de la teletransportación

“Yo por mi parte, quede llena de estupor y de admiración y el miedo se apodero de mi, pues tenia fija mi vista en el intenso resplandor que despedía la luz que había nacido. Y esta luz fuese poco a poco condensando y tomando la forma de un niño, hasta que apareció un referente, como suelen ser los hombres al nacer”.
Este relato, de la misma partera, nos muestra como fue el nacimiento de Jesús. Por los detalles del relato, es muy probable que los seres extraterrestres hayan usado una técnica de teletransportación o cambio de dimensión con el cuerpo del niño Jesús, para retirarlo del vientre de Maria, así es como ella pudo conservar su virginidad, aun después del parto.


Protoevangelio de Santiago
“Salome pues, introdujo su dedo en la naturaleza, mas de repente lanzó un grito diciendo: ¡ay de mi! ¡Mi maldad y mi incredulidad tienen la culpa! por tentar al Dios vivo se desprende de mi cuerpo mi mano carbonizada”.
Salomé es una segunda partera que llego a la cueva, como no podía creer que Maria seguía siendo virgen, para comprobarlo introdujo su dedo en la vagina de Maria, y por hacer esto tuvo algún tipo de quemadura. Este hecho seria una prueba fundamental que sustenta la hipótesis que Jesús nació por una técnica de tele transportación, ya que como había pasado poco tiempo desde que ocurrió el nacimiento y la llegada de Salomé, habría quedado algún tipo de radiación en toda la zona del bajo vientre de Maria, que ocasiono la lesión en la mano de Salomé.


Un OVNI guió a los 3 reyes magos

Apócrifo de Mateo
“…vinieron a Jerusalén unos magos procedentes del Oriente, trayendo consigo grandes dones. Estos preguntaron con toda solicitud a los judíos: ¿Dónde esta el rey que os ha nacido? Pues hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarle.
Mas adelante: “Y mientras avanzaban en el camino, se les apareció la estrella de nuevo e iba delante de ellos, sirviéndoles de guía hasta que llegaron por fin al lugar donde se encontraba el Niño. Al ver la estrella, los Magos se llenaron de gozo.
Después entraron en la casa y encontraron al Niño en el regazo de su madre”.
Una estrella inteligente que guía a los Magos ¿?, una estrella no realiza ese tipo de movimientos ¿Cómo una estrella va a aparecer nuevamente delante de unas personas que deciden emprender nuevamente su viaje?, ¿acaso es posible que una estrella sepa cuando unas personas van a proseguir su camino? Además una estrella no pudo haberse acercado tanto a la tierra para servir de guía a unas personas, habría originado un caos en todo el Universo, y menos aun, ninguna estrella puede estacionarse, la supuesta estrella se estaciono sobre el lugar donde se encontraba el Niño Jesús.
Lo que guió realmente a los Magos fue un ovni, que si puede desplazarse libremente dentro de nuestra atmósfera, y haberse detenido en el lugar correcto.


Encuentro de Abraham con un ser extraterrestre y su nave espacial

Apócrifo de Abraham 18,11-12
“Detrás del ser vi un carruaje con ruedas flamígeras, y cada rueda estaba llena de ojos a su alrededor, y encima de las ruedas había un trono, y este aparecía cubierto de fuego que fluctuaba en torno suyo”.
Una descripción muy precisa de un ovni, al referirse a ruedas, se trataría de las capas horizontales que forman la estructura de estos aparatos, menciona además que cada rueda estaba llena de ojos, se trataría de las ventanillas que dispone el ovni, y se encuentran ubicadas a esa altura. Al decir trono, esto hace recordar a las naves pleyadianas, que poseen la característica de tener una especie de corona en su parte superior.


El viaje de Enoc al espacio

Libro de Enoc
El cronista del Pentateuco (es decir, de los cinco libros atribuidos a Moisés) dice que el profeta Enoc vivió 365 años. Las primeras noticias acerca de la existencia del Libro de Enoc llegaron a Europa hacia comienzos del siglo XVIII. No murió sino que fue arrebatado y llevado a los cielos por un carro de fuego. Veamos ahora un informe del astronauta Enoc que viaja por el espacio:
"Condujeron me entonces a los cielos. Yo entré hasta detenerme frente a un muro, que parecía hecho de sillares de cristal y estaba rodeado de lenguas de fuego. Al verlo sentí temor, pero atravesé las lenguas de fuego y me vi ante un gran palacio hecho de cristal labrado. Las paredes de aquel palacio semejaban un suelo embaldosado de placas de vidrio y el piso era también de cristal. El techo era como el firmamento de las estrellas y los rayos, habitado por querubines de fuego, y la cubierta parecía como de agua. Un océano de fuego rodeaba las paredes, y las puertas también ardían de resplandor. Luego llegué a otro palacio o morada, más grande que el anterior. Todas sus puertas estaban cubiertas de par en par. Era algo nunca visto en magnificencia, lujo y grandeza. El suelo era de fuego, los cielos rasos de rayos y círculos de estrellas, y el techo de vivas llamaradas. Allí divisé un trono muy alto Parecía como constelado de rocío y relucía todo alrededor como el sol a mediodía. Por debajo del trono brotaban torrentes llamas, y no se podía mirar de frente. En el trono estaba sentada la gran Majestad; sus ropas relucían más que el sol y eran más blancas que la nieve pura. Diez mil veces diez mil consignatarios la rodean, y tienen poder para hacer todo cuanto le place. Y los que se hallan a su lado no se apartan de ella ni de día ni de noche, no se alejan un punto. Entonces me sacaron de allí y me condujeron a otro lugar. Vi los parajes de las luces y los pañoles que guardan los rayos y los truenos. Vi el nacimiento de todas las aguas de la tierra y el nacimiento de los abismos. Vi el sillar fundamental de la Tierra, y vi los cuatro vientos que sustentan la Tierra y la fortaleza del firmamento. Vi los vientos del cielo que sustentan y mueven el disco del Sol y todas las estrellas. Vi los vientos que arrastran las nubes sobre la Tierra; vi los caminos de los ángeles, y en el confín de la Tierra vi la fortaleza del firmamento sobre ella. Vi un abismo insondable con columnas de fuego celestial, y vi que las columnas de fuego caían hacia abajo y no podía sondearse su profundidad ni su altura. Después de este abismo vi un lugar donde no existía la fortaleza del firmamento, ni la tierra firme abajo, ni el océano. Allí no alentaba ni siquiera un pájaro; era un lugar desierto y temeroso. Allí vi siete estrellas como siete montañas terribles. Cuando pregunté qué era aquel lugar, el ángel me dijo: "Éste es el confín donde terminan el cielo y la Tierra". Y pasé adelante hasta llegar a un lugar donde no había nada. Y había en él un fuego que llameaba, inextinguible, y aparecía cortado por abismos sin fondo en donde se precipitaban grandes columnas de llamas...".

Enoc describe inequívocamente su participación en un viaje espacial, empleando las comparaciones que le permitía su vocabulario y que sus contemporáneos podían entender para hacerse una idea del acontecimiento. Como en el caso de Ezequiel, la narración empieza cuando el módulo de aterrizaje despega al encuentro de la nave nodriza. A partir de este momento, Enoc no sale de su asombro y su espanto.

El cronista ignora de qué materiales está construido el módulo espacial. El casco, con su revestimiento antitérmico exterior, ha de parecerle forzosamente de cristal, pues esto lo había él y sus contemporáneos en los templos y palacios. Recordemos: "Una cosa que se parece a...". Las toberas de los cohetes, funcionando ya para el despegue, escupen lenguas de fuego. El interior del vehículo, hecho de materiales análogos a los del casco, también se parece a una construcción de cristal. Lo que Enoc confunde con el techo no es, evidentemente, sino el firmamento visto desde una escotilla. Claro que el primitivo desconoce la existencia de un cristal refractario, cuya transparencia deja ver las estrellas. El mar de fuego que rodea el módulo espacial no es otra cosa sino la intensa luz solar, no atemperada por ninguna atmósfera, que baña el escudo exterior reflectante del casco.

Por sencillo que sea el texto, ni siquiera nosotros podríamos entenderlo si no hubiéramos visto las maniobras de ataque espacial, realizadas por las estaciones americanas y rusas. Como aquella en que los dos vehículos se acoplaron y los rusos pasaron a través de una escotilla, de su pequeña cápsula a la más espaciosa de los americanos. En una maniobra semejante, aunque a escala mucho mayor, toma parte Enoc cuando dice que llegó a otro "palacio o morada" mayor que el anterior. Una vez más les fascina la orgía de reflejos y luces (lo cual es comprensible, si tenemos en cuenta que él estaba acostumbrado a vivir en una reducida y lógica tienda). De nuevo le faltan las palabras corrientes para contar a sus paisanos sus impresiones de la aventura.

Allí en la casa grande es conducido a presencia del jefe de la expedición, de la "gran Majestad". Para Enoc no puede ser otra cosa sino una gran majestad, puesto que todos le obedecen y él no recibe órdenes de nadie. El atuendo del comandante le parece relucir más que el Sol y ser más blanco que la nieve. Tales comparaciones no deben asombrarnos; recordemos que Enoc y los suyos llevaban ropas bastas, hechas de pelo de cabra. El traje de astronauta le parece tan majestuoso, que se pierde en exageraciones absurdas en apariencia. Hay que estar ciego para seguir aceptando que esa descripción de una cápsula espacial es una "visión", un sueño o un arrebato místico. La evasiva hacia lo que no puede verificarse es inadmisible cuando la observación es tan exacta que no puede corresponder de ninguna manera a los balbuceos de un visionario. Pero Enoc menciona, asimismo, una larga serie de datos y cifras que acaban de reducir a la más completa nulidad las desesperadas objeciones de los partidarios de la interpretación sobrenatural.

"Vi los pañoles que guardan los rayos". Desde luego, ésa no es una observación que pueda hacerse desde la joroba de un camello. En cambio, a enormes alturas sí pueden identificarse los "pañoles" de donde sale el rayo. Se sabe que los relámpagos son tremendas descargas en forma de chispa; entre nubes de distinta carga eléctrica se forman unos canales de ionización. Sólo cuando estos canales interceptan un accidente del suelo, u otro frente de nubes electrizado, se produce la descarga principal y las "columnas de llamas celestiales". Hasta que esto ocurre, es como si el potencial del rayo estuviese almacenado en un pañol. Tengamos un poco de indulgencia para con Enoc! Él no tenía ni idea de lo que era la electricidad, ni conocía el inmenso resplandor que produce en la alta atmósfera una descarga completamente corriente, de una energía equivalente a unos 100 kilovatios/hora. Las tensiones pueden llegar fácilmente a varios centenares de millones de voltios. Naturalmente, a la altura en que presenciaba Enoc estos fenómenos era el fuego del cielo!

Dice el profeta que vio el nacimiento de todos los caudales de la Tierra; describe la tierra de nadie en la alta atmósfera, adonde no llegan los pájaros, asi como la zona mortalmente helada donde desaparecen los horizontes, "el confín donde terminan el cielo y la Tierra".


Como se ve, los evangelios apócrifos nos permiten conocer muchas cosas que no están incluidas en la Biblia, estos libros cuentan con tanta credibilidad como los 4 elegidos por la Iglesia, incluso son más confiables, ya que no están manipulados por la corrupta “mano” eclesiástica. En estos libros, al igual que en la Biblia se encuentran abundantes avistamientos de ovnis, encuentros y contactos con seres extraterrestres que maravillaron a la gente de aquella época con su ciencia y tecnología, a la que llamaron milagros o manifestaciones divinas.
Tenia que haber una respuesta racional a todo aquello que sucedió hace cientos de años, y el estudio de los ovnis nos permite conocer esa respuesta, al lado siempre, de la verdad.
b>Si quieres iluminar el sufrimiento del mundo… elimina todo lo oscuro que hay en ti. En verdad el mayor regalo que tienes para ofrecer es el de tu propia transformación.
Lao Tsé.

Caballeros de la Orden del Sol

sábado, 25 de octubre de 2014

Sanat Kumara Y Los 144 000

Sanat Kumara Y Los 144 000

El Camnino.



hay dos tipos de personas en dos tipos de caminos... en un camino está la persona que se desespera por llegar a su destino, que vive toda su vida con miedo, pensando que tal vez no llegará; en el otro camino está la persona que sabe que llegará pero eso no le preocupa, ya que en su trayecto de viaje se entretiene y aprende feliz de las experiencias que el camino le presenta.. . Cual de las dos personas eres tú y que camino elegirias...?

lunes, 20 de octubre de 2014

Satanel- Jesús - Luzbel- 
La hermandad Blanca de la Gran estrella.


4ª dimensión: encontramos a los guardianes o vigilantes de mundos e Instructores. Son los que en la Biblia son llamados ángeles, pero en realidad no son ángeles pues tienen cuerpo, nada más que mas sutil que el nuestro, son los seres extraterrestres.
Ellos se encargan de custodiarnos e instruirnos.
Dentro de estos seres de 4ª dimensión de conciencia hay un extraterrestre que se polarizó hacia lo negativo y quiere destruir a la humanidad y le hace la guerra psíquica a la humanidad. Este extraterrestre es Satán o Satanael.


En 7ª dimensión de conciencia encontramos a un único ser que ha logrado llegar allí por mérito propio a través del amor espiritual intenso. A través del amor y el perdón logra reconectar el Universo físico con el espiritual.
Y eso es lo que tenemos que lograr todos los seres humanos y todos los seres del Universo local para destrancar todo el proceso evolutivo del Universo.
Qué es lo que pasa.
Viendo los seres extraterrestres que el ser humano se estaba olvidando de su misión que es la de aprender amar y perdonar y despertar los sentimientos más sublimes y de enseñar a amar y perdonar y despertar los sentimientos más sublimes en los seres extraterrestres de todo el Universo, deciden mandar a alguien a la Tierra para que le hiciera recordar a los seres humanos cual era su misión.
El espíritu de Jesús se ofrece por Amor venir a la Tierra para cumplir con esa misión, sabiendo que no iba a ser nada fácil, pero por amor por mérito propio viene a la Tierra.
Él ya había roto la rueda reencarnativa y no necesitaba venir más a esta Tierra, en una vida anterior había logrado la iluminación, era el Buda, no necesitaba venir más a la Tierra.
Pero se ofrece a venir para cumplir con esa misión de hacernos recordar cuál era nuestra misión y encarna en un cuerpo genéticamente preparado, con una potencia descomunal, para poder incorporar en sus tres últimos años de vida a una entidad del Universo mental como es Miguel o Mikael, el Hijo de Dios de 10ª dimensión de conciencia para que Jesús pudiera cumplir con su misión.
Es así que en la cruz Jesús dice Padre perdónalos porque no saben lo que hacen, o sea intercede por nosotros ante el Padre. O sea a pesar de toda la adversidad a que lo someten él sigue amando y perdonando.
Ahí con su vida nos está dejando el mensaje de cual es nuestra misión. Y estando en la cruz dice Elí, Elí lema sabahtaní, o sea Padre Padre por qué me has abandonado, y es debido a que Miguel sale del cuerpo de Jesús y le dice a Jesús Hijo si yo no te abandono tú no podrías morir en la cruz, es lógico una entidad como es el Hijo de Dios del Universo mental jamás podría morir en la cruz. Es así que Jesús muere como el hijo del hombre en la cruz, como cualquier otro ser humano.
Este tipo de incorporación es una excepción que se da en Jesús, porque los seres humanos no podemos incorporar seres que estén vibrando a una frecuencia mayor a la nuestra, pues nuestro cuerpo se haría pedazos.
Por ello se prepara un cuerpo especial que pudiera albergar en sus tres últimos años de vida una entidad como Miguel de 10ª dimensión de conciencia.
Los seres humanos lo único que pueden incorporar en sus cuerpos son seres que estén vibrando por debajo de ellos, o sea seres del bajo astral por ende no son seres positivos, pues pueden llevar a las personas a sumergirlas en vicios durante esa incorporación usando nuestros cuerpos para ello.


En 8ª dimensión de conciencia encontramos un ser que se ha polarizado a la negatividad que es Luzbel , pues cae en un error que es la vanidad.
Y por qué cae en este error.
Hace millones de años estos resplandecientes del Universo mental, ven que el proceso evolutivo de todo el Universo local había quedado estancado y no podían conectar el universo físico con el Universo espiritual por ser muy mentales, insensibles sin emociones, ya que se les había dado el conocimiento muy fácilmente sin vivir situaciones adversas.
Por ende deciden realizar un Concilio entre estos seres del Universo mental para ver si pueden destrancar todo el proceso evolutivo, creando un plan cósmico.
En ese Concilio están todos estos seres del universo mental de 8ª, 9ª y 10ª dimensión, entre ellos está Luzbel de 8ª dimensión y Miguel el hijo de Dios de 10ª dimensión.
Y allí Luzbel propone someter a los seres de 4, 5 y 6 dimensión a situaciones adversas para que así a punto de partida de esta oposición y lucha de opuestos, por mérito propio aprendieran a amar y perdonar, y enseñaran a amar y perdonar a todos los seres del Universo local.
Los demás seres y Miguel deciden someter a civilizaciones que recién empiezan a estas situaciones adversas, seres de planteas de tercera dimensión, pues si de golpe y porrazo se sometía a seres como los de 4, 5 o 6 dimensión a estas situaciones adversas se iba a generar un caos.
Luzbel cae en la vanidad y no puede aceptar que seres que estén por debajo de sus entenados, a aquellos que él rige, se les de esta misión de destrancar todo el proceso evolutivo del Universo, entra en un error que es la vanidad y comienza a boicotear el plan y hacerle la guerra psíquica a la humanidad.


Cada Galaxia, de las 9 que conforman nuestro Universo local tiene un gobierno. Y en Andrómeda hay un gobierno central que rige a todo el Universo local, que se llaman los 9 de Andrómeda.
Cada galaxia está representada en el Gobierno de los nueve de Andrómeda por un representante.
Este concilio entre los 9 de Andrómeda y los gobiernos de las galaxias es lo que se llama La hermandad Blanca de la Gran estrella.
El representante de nuestra galaxia la vía Láctea es elegido por ellos mismos pero no es uno de ellos o sea que sería en número 25 el que va a representar nuestra galaxia en el Gobierno de todo el universo.